Convergiendo

veredasEscribirías algo, pero ¿qué? Respiras mejor al empezar a ver las palabras en la hoja. En  realidad, parece que la vida empieza en este momento, cuando intentas ver lo que ha sido el día hasta ahora, todos estos días de Mendoza, y los días que vendrán.El calor del verano, las charlas con tu padre. Todas estas tardes, un matecito, conversando.Una rutina diferente. Adaptarse, ¿sería esa la palabra? Dejar que la ciudad y su gente te digan cosas. Vuelves a juntarte en estas veredas sombreadas, con acequias que bajan como vos, que van en un declive hacia algún lugar más abajo. Así vas vos, allá vas vos, dejándote llevar, como el agua.

Comentários

comentários