Continuidad

La inserción en la Terapia Comunitaria Integrativa me ha devuelto mi humanidad. Mi sueño de una comunidad activa y solidaria en movimiento.

Quisiera compartir una sensación que vengo sintiendo, en estos últimos años, desde que estoy en la Terapia Comunitaria Integrativa.

Es una sensación de que algo que creí perdido para siempre, está aquí de nuevo. Se refiere a algo muy íntimo y sencillo. Es mi propia humanidad.

Desde que me he ido incorporando en la terapia Comunitaria Integrativa, he venido recuperando más y más una sensación de estar de vuelta.

Soy yo mismo otra vez. El contacto frecuente con personas del medio popular me ha ido trayendo de vuelta una sensación de presencia.

Presente. Estoy teniendo la sensación de que lo que creí que se había roto para siempre a partir de la represión ilegal y del golpe de estado en la Argentina de 1976, está intacto.

Hay movimientos sociales populares y personas del medio universitario, que vienen realizando en Brasil, Uruguay, Venezuela y Bolivia, el sueño que me animó en el año 1973, a construir con mis compañeras y compañeros de sociología de la UNCuyo, una práctica social solidaria, de promoción de la persona humana.

Desalienación. Cooperación. Construcción colectiva solidaria. Esto está de pie y tiene raíces. Es una realidad. Celebro esta continuidad y esta realidad actual de un sueño que creí haber perdido para siempre.