Construcción

El domingo va pasando por debajo de sí mismo, hacia un lunes que debe estar agazapado por ahí.

Trato de juntar algunas vivencias de la semana. El curso de formación en Terapia Comunitaria Integrativa. Encontrar uma vez más Paulo Freire, la “Pedagogía del oprimido.”

Saber que la humanización y la libertad, son tareas tan urgentes como necesarias. Desalienación. Saberlo grupalmente. Entonces no son sólo ideas en la cabeza.

Son cosas concretas que uno tiene que ir aprendiendo, poniendo en práctica. La humildad necesaria en el proceso de enseñanza-aprendizaje, exige de mi parte, poder abrirme al saber del outro, darme cuenta de que no sé todo.

Sé un poco, sé una parte, y de los demás saben otras cosas. No necesito siempre imponerme a los demás, convencerlos de que tengo razón.

Aunque me cueste, tengo que ir dándome cuenta de que es posibe un saber integrado, construído a muchas manos, muchas voces.

Puedo irme humanizando, en la medida en que dejo de ver a los demás como amenazas o como competidores. Las diferencias me acercan, me aproximan, en vez de distanciarme. Y necesito coexistir con los diferentes.

Esto me reconcilia con mi diversidad interna, también. Hay más lugar. Volver a casa y encontrar que hay plantas para plantar en la tierra. Ver el arco-iris en el cielo. La lluvia.

Todo esto es muy sanador, en el contexto del golpe de Estado que tomó el poder en Brasil. Uno respira mejor. La esperanza se aviva, gana más fuerza, cuando me junto con gente que trabaja en la perspectiva de un saber plural, en constante reformulación.

Share

Comentários

comentários