Concientemente

Es peligroso actuar en contra de la propia conciencia. Un policía o un militar, cualquier persona, no necesita obedecer órdenes que son contrarias a sus valores.

¿Quién ya se vio en la situación de tener que decidir entre obedecer a una orden injusta o actuar según su propia conciencia? ¿Qué fue lo que le decidió a seguir en el buen camino?

Hay algo a nuestro favor, en las circunstancias más difíciles, que nos ayuda a salir adelante, aún cuando todo parece estar en contra nuestro.

Yo tuve la oportunidad de comprobar cómo es esto, en los años que sucedieron al golpe militar de 1976 en Argentina.

Había gente en medio de las fuerzas represivas, que tuvo gestos compasivos a mi respecto. Tengo certeza de que también actuaron compasivamente en relación a otras personas.

Yo recuerdo a estas personas hoy, y muchas veces, con agradecimiento y admiración. Actuaron de acuerdo a sus principios, a su naturaleza más noble.

Yo pude seguir mi camino y aquí estoy, insistiendo en lo mismo. El tiempo pasó. El mundo dio muchas vueltas.

El sistema anómalo en el que estamos inmersos, el capitalismo, no tiene poder sobre ese espacio mínimo que es el de nuestro propio ser.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *