Comunitariamente

Domingo de no preocuparme por nada. Simplemente disfrutar del estar aquí. Disfrutar de la compañía y de la presencia de mí mismo. Dejar que las palabras vayan bajando. Saber que en breve estaré de nuevo en Mendoza.

La vida siguió adelante. La vida siempre sigue adelante. Vengo trayéndome en palabras, en libros, en escritos. Mi vida transcurre en un espacio restringido. Íntimo. Familiar. Comunitario.

Sé que más allá sigue el bombardeo de desgracias y negatividad. Mi vida es muy parecida a la de muchas personas. Trabajo en la construcción y fortalecimento de vínculos sociales. Rescate de la autoestima.

Empoderamiento de personas y comunidades. Un trabajo de hormiga, que me conecta con gente de muchos lugares. Diversos países. Respiro mejor en este tejido casi invisible. No aparecemos en los diarios ni en la televisión.

Son espacios mínimos, en los que se recupera la humanidad. Recupero mi normalidad. Vuelvo a sentirme simplemente una persona común. Es lo que más me reconforta.

Share

Comentários

comentários