Componiendo

veredasEl día había amanecido lluvioso. Nublado y lloviendo. El sonido de la lluvia cayendo, golpeando en las piedras del jardín. Las veredas mojadas, el aire húmedo. Las primeras caras. La chica que pasaba subiendo hacia el lado del parque. La habías visto antes, mirando ella una vitrina en la Paso de Los Andes. Sensaciones como de cuando eras chico, y juntabas cubitos de madera formando palabras, construyendo casas, vaya a saber qué.

La voz de ella, su presencia, adentro tuyo, por todas partes. Aún cuando ausente, presente. Eso te alegra, te contenta y te consuela. Somos tan frágiles. Los ruidos de la obra de en frente. La vecina de en frente entrando a su casa. Tu padre andando por la casa con el bastón, optimista, como siempre. La vida se va componiendo, como un cuadro, pequeños trazos, pinceladas. Como un cuadro, la vida, un día de lluvia.