Centramiento

“El mensaje de Jesús es simple, pero esta simplicidad está para nosotros como la ciudad en la cumbre de la montaña: nos movemos como si fuéramos a alcanzarla, sabiendo que talvez nunca lleguemos allá.” (José Comblin, El Camino. Ensayo sobre el seguimiento de Jesús“)

Hoy recuerdo estas palabras del P. Comblin. Y veo que es realmente así. “Buscad el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás os será dado por añadidura.” Ese Reino de Dios es real. Es la propia textura del universo. Es el amor, foco y centro de mi vida. El amor es ese algo que no muere.

Es lo que permanece para siempre. Aquella parte nuestra que es amor, permanece para siempre. Por ahí me desoriento, me distraigo. Pero vuelvo. Estoy siempre volviendo. Veo mi trayectoria de vida y veo que este eje me precedió y permanece actual.

Comentários

comentários