Caminando

fotoJuntando hojas, relatos de experencias y vivencias, estados interiores, momentos de encuentro y sensaciones, sentimientos, me voy juntando.

El tiempo se repliega sobre sí mismo. El ayer, los ayeres, todos los ayeres, todo el tiempo, es este tiempo, este ahora sin tiempo, infinito, eterno, contínuo y discontínuo, misterioso e insondable, y, sin embargo, también ya un poco más descifrable, a fuerza de tantos intentos.

Vengo juntando estos relatos, donde me doy cuenta, con alegría, de las coincidencias, sobre las cuales mi madre llamaba la atención frecuentemente. Lo que leo, escrito no sé cuánto tiempo atrás, y este momento, este preciso instante que estoy viviendo, son casi como que una sola y la misma cosa.

El tiempo se compacta. Me reúno, me reconozco, me recupero, me rehago. Retomo fuerzas, para seguir hacia adelante, hacia el aquí y ahora, siempre.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *