Brasil contra el golpe

Un golpe de estado es un ataque muy serio a las garantías básicas de existencia de una nación y su pueblo.

El golpe de estado en Brasil en 2016, que se sigue perpetuando con su secuencia de agresiones a los derechos sociales y humanos, es algo que debe preocupar. El orden jurídico, la ordenación legal de un país, son límites mínimos para contener los apetitos e intereses de los grupos dominantes, y proteger a los sectores más vulnerables.

Cuando esto es destruído, hay una situación de calamidad pública. La democracia es un ejercicio de coexistencia en la diversidad. Es un aprendizaje de que es posible que los sectores antagónicos mantengan la posibilidad de su existencia. Cuando los sectores dominantes en una sociedad, dueños del poder económico, rompen con el orden jurídico y constitucional, la ciudadanía entra en estado de alerta.

Se está entonces en un estado de barbarie. Absolutismo. Arbitrariedad. Impunidad. El gobierno ilegal que se impuso por el golpe de estado de 2016 en Brasil, necesariamente deberá ser destituído, por medios pacíficos. La ciudadanía no debe soportar el imperio de la delincuencia política.

Ninguna persona, ni la ciudadanía como un todo, pueden ni deben soportar ser gobernados por elementos ilegítimos. Brasil debe volver a la democracia. Debe volver el imperio de la justicia y la legalidad. Debe ser devuelto al pueblo, el respeto a sus derechos.

Share

Comentários

comentários