Binner: si el Gobierno argentino no responde, “las protestas van a volver”, por Diego Parés

Además, el líder del FAP cree que el jefe de Gabinete, Abal Medina, aún está a “tiempo de pedir disculpas”.

Para Binner, “la gente no se conforma con ir a votar y dejarle al electo la responsabilidad”.

El ex candidato presidencial y líder del Frente Amplio Progresista (FAP) Hermes Binner advirtió ayer al Gobierno que, “si no atiende las demandas de la gente, las protestas van a volver con más fuerza que el jueves pasado”. Desde el Gobierno, se refirieron a la protesta el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, y el diputado nacional por el Frente para la Victoria, Edgardo Depetri.

Binner consideró, además, que el jefe de Gabinete, Juan Abal Medina, “tiene tiempo de pedir disculpas” por las declaraciones que hizo en las que relativizó la importancia del cacerolazo en contra del Ejecutivo nacional, que tuvo gran repercusión en todo el país.

Por su parte, Ramos dijo que a la Casa Rosada “le tiene que quitar el sueño las cacerolas vacías” de los pobres, que a su criterio “no tienen espacio en los medios de comunicación”.

En tanto, Depetri negó que el kirchnerismo organice una contramarcha en apoyo al Gobierno y en contraposición a los cacerolazos y afirmó que “no estamos armando ninguna contramarcha, nosotros estamos apuntando a la unidad, construyendo un desarrollo territorial todos juntos”.

Por otra parte, afirmó que el gobierno toma “nota” de la manifestación, aunque la descalificó porque el “discurso” con el que fue convocado “es muy violento”, sostuvo, y con características “destituyentes”, ya que busca, opinó, “arrinconar” y “desgastar” al gobierno.

El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel criticó al Gobierno, a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y a la titular de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, al acusarlos de asociar a los “críticos” de la administración kirchnerista con la última “dictadura”, y elogió la protesta.

Evaluó que “la mayoría” de las personas que se manifestaron la semana pasada en distintos puntos del país expresó sus “broncas” contra el “grave” estilo del Gobierno, basado en la “confrontación” y la falta de “diálogo”, mientras reclamó al Poder Ejecutivo que “registre” la dimensión de la movilización y las quejas de los ciudadanos.

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, Nora Cortiñas, aseguró que “hay gente disconforme” con las políticas del gobierno y llamó a “escuchar y reflexionar” sobre el cacerolazo del jueves en contra del Gobierno.

“La Argentina vive un estado democrático y la expresión del pueblo tiene que ser admitida”, consideró Cortiñas, quien se excusó de opinar sobre los dichos de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, muy críticos contra los manifestantes al sostener que “los que vivaron” al ex dictador Jorge Rafael Videla ahora “piden libertad”.

Bonafini, además, resaltó en una columna de opinión publicada por el matutino Tiempo Argentino que le dio “asco” el uso de un pañuelo blanco similar al que usan las Madres por parte de una mujer, en el cual se pidió “aparición con vida del sistema republicano, se lo vio por última vez en la Argentina el 25 de mayo de 2003”, fecha en la que asumió el fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

El jueves pasado, una multitudinaria manifestación con cacerolazo, realizada con consignas en contra del Gobierno, tuvo como epicentro la Plaza de Mayo y concentraciones en distintos barrios porteños, localidades del conurbano y ciudades del país como Córdoba, Mendoza, Rosario, San Miguel de Tucumán y La Plata.

Para Binner, “la gente no se conforma con ir a votar y dejarle al electo la responsabilidad de darle una vida mejor. Si no se atiende a la demanda de la gente, esa protesta va a volver y regresará con mas fuerza que la del jueves pasado”.

En declaraciones a radio América, el ex gobernador de Santa Fe aseveró que “la gente perdió el miedo y entonces sale a la calle”.

“Eso que hay que tenerle miedo a Dios y también ?a mí’ no es bueno para el ejercicio de la democracia. Tenemos que transitar un camino de paz de más democracia y escuchar a la gente. Hay otra forma de gobernar y otra forma de participar”, afirmó.

En otro orden, el diputado nacional por el Frente Peronista Francisco de Narváez admitió que los miles de personas que se movilizaron el jueves contra las políticas del gobierno nacional también le reclamaron a la oposición “por lo que no está haciendo bien”.

Consideró que la oposición debe “sin demoras” construir un “frente de unión nacional con valores claros” y sentarse a dialogar para acordar algunos puntos a defender como “la Constitución, una política de seguridad, de inversión, de empleo”.

Fuente: Los Andes