Arturo Paoli vivió su Pascua

foto“Por todo lo que hagas de mí, te doy las gracias”. A sus cien años compartió con el Papa Francisco la alegría del compromiso. La persecución de la dictadura militar lo hizo partir para Caracas, compartiendo en los cerros la vida en las chabolas.

Arturo Paoli, un profeta.

Sentimos mucho la partida de Arturo Paoli, profeta y caminante de la fe y la esperanza.

Su vida nos enseñó el camino del Evangelio junto a los pobres. Como hermano del Evangelio asumió la espiritualidad y las voces del desierto del Hermano Carlos de Foucauld iluminando el espíritu en la oración.

“Padre mío, me abandono en Ti/ haz de mí lo que quieras. Por todo lo que hagas de mí te doy las gracias…”Es para mí una necesidad el darme. El entregarme en tus manos sin medida, con infinita confianza. Porque tú eres mi Padre”.

Arturo vivió la disponibilidad del espíritu compartiendo su vida junto a los pobres en Argentina, en Fortín Olmos, junto a las Ligas Agrarias, del movimiento campesino; la persecución de la dictadura militar lo llevó a buscar otro horizonte y partir a Caracas, Venezuela, compartiendo en los cerros la vida en las chabolas con los más necesitados. Tenía la virtud de abrir las manos y el espíritu junto a los pueblos latinoamericanos.

Posteriormente siente el llamado del Señor que lo guía en su caminar a Brasil, a las favelas compartiendo el mensaje del Evangelio en su testimonio y coherencia de vida y en denunciar las injusticias y en predicar la hermandad de las personas y los pueblos. Así llega a Fox de Iguazú para estar cerca también de la Argentina y continuar su prédica y compromiso con las comunidades de base.

Los años llegan y Arturo en su caminar de muchos soles y muchas lunas decide regresar a su origen, a su querido pueblo de Lucca, dejando su mensaje y testimonio de vida, sembrando en el corazón y la mente de los pueblos, dejando su reflexión teológica, su pensamiento y compromiso de los Hermanos del Evangelio.

A más de sus 100 años tuvo la decisión de viajar a Roma y encontrarse con el Papa Francisco, de orar juntos y compartir la alegría de ser hermanos en la fe y el compromiso junto a los pobres.

Querido hermano Arturo Paoli. Tuve la gracia de encontrarme contigo dos veces después de mucho tiempo y de compartir con la comunidad que te acompaña en Lucca y te doy las gracias por tu testimonio de vida en el camino del Evangelio que compartes con tu humildad y compromiso en la oración.

“Estoy dispuesto a todo, todo lo acepto con tal que tu voluntad se haga en mí y en todas tus creaturas. No deseo nada más, Dios mío”.

El Tata Dios te espera con los brazos abiertos.

Adolfo Pérez Esquivel é Prêmio Nobel da Paz e membro de Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) da Argentina.

Seções: Español, Mundo. Tags: .