Aprendizaje

Aprendí a amar este ser que soy, esto que está aquí. Esta dificultad de saber qué hacer, para dónde ir, qué es lo justo y qué no es justo. Lo justo, me parece, es lo que está donde debe estar, y esto está siempre en movimiento.

La existencia humana es compleja. Trato en mis poemas, en algunos cuadros, en colores, de varias maneras, de asimilarme a esta infinita complejidad que me incluye. No siempre la entiendo o me entiendo, y este mi poco entendimiento, o mi total desentendimiento, o aún esos parciales chispazos de entendimiento, son los rayos del sol que me lleva y me trae, me ilumina y me rodea, desde adentro y desde afuera, que ya no es afuera ni es nada, sino todo.

Amo esto que soy, esta agua que corre por dentro y me lleva al mar. Y al amarme así, no me exijo lo imposible, ninguna perfección impuesta. Amo esta forma como me es dado estar aquí.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *