Amor

Pensaba que podría llegar a amar. ¿Y cómo sería eso? Tal vez con el tiempo, en vez de amar, en vez del pez vivo en el acuario y la cara del niño, hubiera nada más que el discurso, la copia, el habla vacía. Entonces, pensó, puede haber una posibilidad. Cuando uno es chico, no tiene la menor duda. No sabe, o sabe, y cómo, pero no discursa, no habla sobre eso. Después habla, le da vueltas, busca explicaciones, y la cosa se escapa. Puede hasta uno transformarse en una especie de predicador del amor, y no amar. Porque el amor te diluye en todo lo que existe. El amor borra todas las barreras. Y no quieres morir, pero ese diluirse de barreras en el amor, en el amar, no es morir, es nacer, es ser inmortal, es ser uno con todo lo que existe.