Amaneciendo

amaneceEsta mañana de jueves en Mendoza, pensó. Al ver las palabras apareciendo en el blanco de la hoja, alguna cosa en él se empezó a organizar. El estar aquí empezaba, de a poco, a fluir de una manera que al mismo tempo le era nueva y familiar. Lo poético, verdaderamente, es más que una forma de expresión: es una forma de ser y de estar en el mundo, como escribe Graciela Maturo. El despertar es el descubrirse sueño real, sueño que sueña no soñar, como dice Jorge Luis Borges. Un día se continúa en el otro. Ayer a la tarde, caminar por las calles de Mendoza como si fuera agua bajando, como las acequias. Esta sensación antigua vino sin buscarla. Estaba allí, pero dónde, cómo, como dice Julio Cortázar. Y ver las miradas de las pibas que te miran y que miras. El rompecabezas se sigue formando. En João Pessoa ya debe haber amanecido.

Comentários

comentários